Resultado: Piel normal y balanceada

¡Hola {¿Cual es tu nombre? (First):4.3}!

Sabemos que tus preocupaciones principales son {¿Cuál es tu preocupación principal respecto a tu piel?:7} y {¿Cual es tu segunda preocupación respecto a tu piel?:9}, y que presentar estos síntomas es molesto, inclusive nos hace sentir mal física y emocionalmente 😩.

Sin embargo hay algo que me gustaría que supieras, estos síntomas nos están dando mucha información sobre tu salud y el estado de tu cuerpo, ya que son un reflejo de un desequilibrio que existe en tu organismo y podemos ver en tu piel.

 

Resultados Test Summit Health

Factores genéticos

 

Las características biológicas determinadas por tu tipo de piel no son ni buenas ni malas.

Son características que han ido evolucionando dentro de las poblaciones porque mejoran las probabilidades de que un organismo sobreviva y transmita sus genes a su descendencia.

El color de piel {¿Cuál de las siguientes frases describe mejor tu tipo de piel?:37} es un factor primordial a tomar en cuenta, ya que existe una relación directa entre la exposición a los rayos UV y el estado de salud del organismo.

¿Sabías que la intensidad de radiación UV predice el color de la piel?. Una radiación UV más fuerte se correlaciona con un color de piel más oscuro y por lo general ocurre en las zonas cercanas al ecuador. Hacia los polos aumenta la presión selectiva para piel más clara.

La selección de variantes de genes de piel clara sucedió múltiples veces en diferentes grupos alrededor del mundo.

En la actualidad, la migración humana no tarda generaciones. Por lo tanto, existe mucha discordancia entre el color de la piel y la geografía.

El color de la piel es una característica flexible que se hereda independientemente de otras características. Es por esto que tu tono de piel- puede no corresponder con el lugar en el que vives y los cuidados que debas darle dependen mucho del lugar en el que vives.

Lo que debes de tomar en cuenta con base en tu tipo de piel:

Las longitudes de onda de la luz son reflejadas o absorbidas por un pigmento de la piel llamado melanina. En los humanos hay dos tipos principales de melanina: la feomelanina, de color amarillo rojizo y la eumelanina, de color negro marrón.

La melanina absorbe rayos UV, protegiendo a las células humanas de los efectos dañinos de la radiación UV. La absorción de radiación UV-B es crucial para la síntesis de vitamina D, un proceso que empieza en la piel.

La menor intensidad y la mayor variabilidad de radiación UV-B a lo largo del año en áreas cercanas a los polos ponen a personas de piel oscura en riesgo de deficiencia de vitamina D.

La radiación UV descompone el folato que circula por los vasos sanguíneos de la piel.

Hacia los polos, disminuye la presión selectiva para piel oscura (para proteger el folato) y aumenta la presión selectiva para piel más clara (para permitir la síntesis de vitamina D).

La eumelanina es una molécula extraordinaria capaz de absorber una amplia gama de longitudes de onda de la radiación solar, en particular la radiación de mayor energía, que es la UV.

La radiación UV puede dañar moléculas biológicas, incluido el ADN. Cuando la radiación UV alcanza la eumelanina, ésta la absorbe y la transforma principalmente en energía térmica, sin descomponerse, por lo que constituye un potente protector solar contra daño por radiación UV.

La feomelanina es menos efectiva que la eumelanina como protector solar y, de hecho, puede producir moléculas dañinas, conocidas como radicales libres, cuando interactúa con la radiación UV.

Por eso es tan importante entender que el tono de nuestra piel y el lugar en el que vivimos es lo primero que debemos de tomar en cuenta para lograr un estado óptimo de salud y evitar cualquier enfermedad como podría ser el cáncer.

Pero podemos concluir que cada persona necesita tiempos de exposición a la luz solar distintos, alimentación distinta y protección solar acorde a estos factores.

Factores ambientales

 

Polución:

La polución afecta gravemente a la barrera cutánea, compuesta por millones de microorganismos que forman la flora cutánea, y que funciona como escudo protector de la piel.

Cualquier desequilibrio en la flora afecta a los lípidos que son necesarios para que la barrera cutánea cumpla su función, haciendo que la piel se vuelva más frágil y, por lo tanto, más vulnerable a los daños que provoca la contaminación.

Otro de los efectos nocivos de la contaminación es que provoca la activación de una proteína llamada receptor AhR (Arilhidrocarburo) que regula la actividad celular, la producción de melanina y la inflamación. El AhR se activa con la presencia de agentes contaminantes, lo que desencadena la inflamación. Este proceso afecta a la integridad cutánea, al sistema inmune dermatológico y a la pigmentación.

Precisamente, la hiperpigmentación es uno de los efectos más visibles de la contaminación en la piel. Este signo de envejecimiento aparece cuando la proliferación de melanocitos (células responsables de la producción de melanina), se activan con la contaminación, lo que tiene como consecuencia la consiguiente aparición de manchas cutáneas.

Aire acondicionado

La exposición continua al aire acondicionado altera el manto hidrolipídico de la piel, es decir, esa capa que nos protege de las agresiones externas.

En condiciones normales, el pH de ese manto es ácido, pero por efecto del aire seco y la baja humedad de los ambientes climatizados se vuelve alcalino. El cambio produce sequedad en la piel y disminuye sus defensas

Humedad

Demasiada o muy poca humedad resultan igualmente dañinas para la piel, aunque de distintas formas. En aquellos lugares donde la humedad es casi nula, las personas son más propensas a la pérdida de agua. Como consecuencia, la piel es más seca, escamosa y desnutrida.

Por el contrario, demasiada humedad ocasiona puede ocasionar alteraciones en la microbiota cutánea que pueden causar acné e infecciones, así como aumentar el riesgo de erupciones y otras irritaciones.

Convivo con la naturaleza y animales

Vivir cerca de animales y en contacto con la naturaleza ha demostrado ser beneficioso para la salud de las personas.

Los bebés que viven en medios rurales tienen una mayor variedad de bacterias fecales – en un sentido beneficioso para la salud- que las encontradas en bebés urbanos. Y una microbiota más sana podría llevar a un mejor desarrollo del sistema inmune respiratorio.

Una buena higiene es importante, pero desde la perspectiva de nuestro sistema inmune, un ambiente extremadamente limpio le quita a este sistema la oportunidad para ser educado por los microbios.

Factores alimenticios

 

Nuestra piel y nuestro intestino tienen una conexión directa.

Existen tres actores principales a tomar en cuenta para la salud del intestino y su relación con la piel:

  • → La mucosa intestinal
  • → Microbiota
  • → Sistema inmune

 

Además, el intestino es considerado el segundo cerebro. Este “cerebro” digestivo se conoce como Sistema Nervioso Entérico, que tiene millones de neuronas y neurotransmisores – sustancias que actúan como mensajeros capaces de influir en el estado de ánimo y la salud.

Entre los neurotransmisores encontramos la dopamina, la serotonina y la histamina. Muchos estados depresivos, ansiedad e irritación pueden estar relacionados con el déficit o exceso de estos neurotransmisores.

Por ejemplo: cuando una persona está estreñida fabrica menos serotonina y por lo tanto puede ser propensa a alteraciones emocionales. Es lo que se llama la conexión “cerebro- intestino”.

¿Y cuál es la relación de algunas enfermedades de piel con el intestino?

Las alteraciones de la mucosa, como el síndrome del intestino poroso antes mencionado, se pueden asociar con cuadros como el acné, la rosácea, la psoriasis o la dermatitis atópica. De hecho, está bien documentado que algunos pacientes con psoriasis pueden ser celíacos o tener intolerancia al gluten, lo que causa el sufrimiento y la inflamación de la mucosa intestinal.

Las alteraciones de la flora, pueden originar disbiosis por bacterias proteolíticas. Estas bacterias tienen el potencial de fabricar aminas biógenas, la más famosa de las cuales es la histamina, que en cantidades elevadas puede producir picores y erupciones o agravar cuadros como la dermatitis atópica, la psoriasis y la rosácea.

Las alteraciones del sistema inmunitario intestinal, pueden agravar o inducir estados alérgicos, dermatitis atópica y enfermedades autoinmunes.

Las alteraciones del segundo cerebro, explican muchos estados anímicos que pueden acompañar a algunas enfermedades de la piel: estados depresivos, irritabilidad, ansiedad, etc.

De allí, que sea tan importante el enfoque integrativo.

Factores emocionales

 

La piel es la prolongación periférica del sistema nervioso. La piel es un órgano receptor de sensaciones a través de los estímulos externos del medio ambiente directamente conectados al sistema nervioso central. Poseemos los nervios a flor de piel. La piel literalmente es literalmente la prolongación periférica del sistema nervioso.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, en un adulto promedio posee una superficie aproximada de 2 metros cuadrados y pesa alrededor de 5 kg. Está en permanente relación con los otros órganos del cuerpo, y es a través de ella que nuestro cuerpo nos revela disfunciones y malestares que nos afectan, así como también muestra nuestras emociones: transpiramos cuando estamos nerviosos, nos ponemos colorados si algo nos da vergüenza y hay emociones y estímulos que nos dan “piel de gallina”.

Se trata de un órgano vivo con capacidad de regenerarse, es impermeable, resistente y flexible, respira y se mantiene activo las 24 horas del día realizando todo tipo de acciones fundamentales para nuestro organismo, la piel es un órgano vital para el cuerpo humano.

Se estima que el 50% de las personas que presentan algún problema en la piel, pueden desarrollar síntomas como ansiedad y depresión. Los problemas de la piel pueden empeorar o desarrollarse por condiciones emocionales, pero también pueden provocar alteraciones mentales como consecuencia. Es decir, la relación es bidireccional. Cuanto mayor sea el problema, mayores consecuencias físicas o psicológicas habrá.

Conclusión final y recomendaciones

 

Mi piel se siente normal y balanceada

Al parecer lo que has hecho hasta ahora por tu piel ha sido lo correcto. Te recomendamos seguir así. Cuando una piel se encuentra en buen estado, es importante no saturarla de productos para dejarla seguir funcionando de forma óptima. Lo más importante para ahora en tu piel es darle la nutrición básica que necesita por medio de una rutina minimalista.

En tu caso la estimulación facial por medio de masajes y drenaje linfático ayudará a mantener tu piel en buen estado por mucho más tiempo.

Te recomendamos:

O compra el paquete completo y llévate de regalo Renew Mask: Mascarilla renovadora

has been added to your cart.
Checkout
add_filter( 'sensei_disable_styles', '__return_true' );